Publicidad electoral: del «ordeno y mando» al «seduzco y atraigo»

Miles de anuncios, impactos publicitarios, spots, cuñas de radio…Pero ninguna me grita: “¡CÓMPRAME, ES UNA ORDEN!”

Algunos spots  me hacen reír…pero sin decirme ¡Ríete!

Otros intentan que caiga en la tentación, pero sin decirme: “¡Ve a la nevera y devórame!”

Hay otros que emocionan sin decirte “¡llora, hombre, llora!”

Sin embargo, las diferentes piezas de las campañas electorales, nos gritan: “¡VOTA!”

Ante ello,  la reacción de muchos es…»¿Por qué?» «¿Por qué he de votarte?» «¿Qué me das a cambio?»

¿No nos debería hacer reflexionar? Si queremos conseguir que la comunicación política avance, hemos de dar un paso adelante y aprender de las técnicas publicitarias de las marcas comerciales; marcas que consiguen que paguemos por ellas, que llevemos su logotipo en la ropa, que nos cautivan y enamoran. No nos dan órdenes, sino que nos seducen; no nos obligan, sino que nos embaucan, nos dan argumentos, razones….Y todo ello sin interrumpir, con contenidos que realmente nos interesan, nos hacen disfrutar y nos entretienen.

En definitiva, en una era en la que la clase política es uno de los grandes problemas del país, no creo que dar órdenes sea la mejor forma de convencer.

 

Deje una respuesta