Partidos emergentes, nuevos líderes y personalismos: entre C`s, Podemos, Ikune y UPyD

El pasado viernes tuvimos la oportunidad de debatir acerca los partidos emergentes en el programa Por Fin Viernes de Eitb. Se encontraban allí Manu Aguirre (UPyD), David Pasarín (Ciudadanos), Roberto Uriarte (Podemos) y Álvaro Barrios (Ikune).  Un diálogo que derivó en un rifi-rafe entre UPyD y Ciudadanos  y una extraña relación entre Ikune y el partido de Pablo Iglesias representado por Roberto Uriarte.

Sin embargo, lo que me gustaría traer a colación en este artículo es la estrategia que ha seguido cada formación desde el punto de vista de la comunicación, notoriedad y reputación políticas.

 

UPyD: su caída en las encuestas, sus malos resultados en los últimos comicios andaluces y la huida de muchos de sus militantes no hacen más que poner en evidencia que algo se ha hecho mal. El partido magenta, con una líder en su día muy bien valorada (la mejor a nivel español),  según las encuestas, está a punto de desaparecer de las instituciones. ¿Son peores sus propuestas que hace un año? ¿Ha habido algún caso de corrupción en sus filas? Desde mi humilde punto de vista, el error ha sido estratégico; se han confundido los medios con los fines. Los partidos han de ser meras herramientas al servicio de la sociedad. El partido no se puede convertir un fin en sí mismo. Albert Rivera, cabeza visible de Ciudadanos le ofreció en su día (según se ha podido leer) ir en coalición a las elecciones, pero Rosa Díez declinó la invitación por miedo a diluir sus siglas en un partido que estaba subiendo como la espuma. Prefirió preservar su marca a servir a la sociedad, a pesar de los puntos en común que les unían desde un punto de vista programático.

 

 

CIUDADANOS: a pesar del éxito del que goza el partido naranja, su trayectoria, que se remonta al año 2006, no ha estado exenta de dificultades. Sin embargo, ha sabido esperar, mantenerse fiel a su ideario y construir un liderazgo fuerte y sólido en torno a una persona: Albert Rivera. Tal y como reza su eslogan de precampaña, proyecta la imagen del partido sensato. No da miedo, está abierto a pactar, tiene un programa, al menos, económico, habla sin tabúes (prostitución) y tiene una imagen atractiva, joven, casual…Si bien en Euskadi y Cataluña puede ser diferente, a nivel español puede obtener grandes resultados electorales. No cabe duda de que su liderazgo es incuestionable, pero es necesario que empiece a trabajar las cabezas visibles en cada comunidad, municipio…Si bien el liderazgo es positivo para cualquier partido, ligar las siglas a una sola persona es una amenaza para la propia supervivencia de la formación. Puede ser una buena táctica al principio, cuando el partido nace, cuando el bebé necesita un rostro, una carita, unos ojos…pero no ahora. Es imprescindible que haya más cabezas visibles y más referentes para que la marca C`s trascienda más allá de Albert Rivera.

 

PODEMOS: la gran sorpresa de las pasadas elecciones europeas y andaluzas, no ha gestionado bien los tiempos; y todos sabemos que en política, la gestión del tiempo es algo estratégico; quizá porque ni ellos mismos se esperaban el éxito cosechado. El caso es que desde las europeas,  el periodismo de investigación se ha dedicado a indagar y ha sacado presuntos casos de corrupción, sospechas, rumores…que han puesto en el punto de lanza al partido del triunvirato: Pablo Iglesias, Iñigo Errejón y Monedero. Han conseguido trasladar la imagen de un partido de corrientes; un partido de financiaciones sospechosas…que no han hecho más que deteriorar su imagen y reputación. ¿Es verdad? No lo sabemos, pero la sombra de la sospecha se encuentra en el imaginario colectivo, hecho que daña y perjudica a la formación. No obstante, a día de hoy, las encuestas siguen arrojando datos excelentes para un partido que apenas tiene un año de historia. Éxito, desde luego, desde el punto de vista comunicativo.  ¿Hasta cuándo?

 

IKUNE: se trata de una organización municipalista conformada por personas independientes comprometidas con sus pueblos y ciudades. Todo hacía pensar que iban a poner sus siglas a disposición de Podemos para que estos últimos se incorporaran a sus filas el próximo 24 de mayo. Sin embargo, Podemos no ha querido. O eso se desprende de las declaraciones del pasado viernes de Roberto Uriarte. Desde un punto de vista estrictamente comunicativo, hubiese sido inteligente para Podemos unirse a estas candidaturas para no “quemar” su marca y poder “asaltar el cielo” en noviembre. Pero han preferido ir en solitario. Ikune, coordinado por un joven llamado Álvaro Barrios que tiene una vocación de servicio público encomiable, no ha gestionado ni ha sacado provecho a la comunicación. Y tiene la oportunidad  para hacerlo, pues el próximo 24 de mayo, en Euskadi, se la juega. Los partidos tradicionales no generan adhesión ni ilusión, UPyD parece que tampoco, Ciudadanos lo tiene difícil por la sociología del país y su apuesta de supresión del Concierto Económico (algo que no gusta a la mayoría de la población vasca, según los datos sociológicos) y Podemos tiene, por su juventud, una estructura poco definida (lógicamente) en los municipios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario

Deje una respuesta