El nuevo líder político: “El meaning maker”

Villafañé&Asociados, prestigiosa firma dedicada a la gestión de la reputación e intangibles, hablaba la semana pasada acerca de la figura del “meaning maker” dentro de las organizaciones; un líder capaz de inspirar a sus colaboradores, trabajadores o empleados; esa persona que generaba confianza, empático y capaz de motivar a su equipo.

Esta figura, brilla por su ausencia en la política; existen jefes, secretarios generales, presidentes…pero…¿Líderes? ¿Meaning makers?  Parecía que Rosa Díez era líder de UPyD, pero las discrepancias internas y los adjetivos “dictatoriales” que últimamente se le atribuyen no parecen que estén alineadas con ese tipo de liderazgo; tampoco Pedro Sánchez, que como ya vimos en el estudio realizado con Core, no emocionaba. ¿Rajoy? Los catalanes de su propio partido ya le han reprochado su sentimiento de “orfandad” ante la gestión de la crisis de Cataluña. Pablo Iglesias…tiene papeletas para serlo; habrá que ver lo que ocurre, ya que es demasiado pronto.

En Euskadi, Arantza Quiroga está teniendo serios problemas para configurar listas; Mendia, si bien a nivel interno no ha generado controversias, la sociedad no la percibe como líder (es la menos valorada según los últimos estudios), Hasier Arraiz puede que genere mayor adhesión, pero la sociedad no ve en él ese “meaning maker” capaz de revolucionar su equipo, básicamente porque es el líder de una coalición con diferentes sensibilidades. Por último, Urkullu, el Lehendakari; fiel, leal, trabajador…pero no inspira, no genera engagement ni motiva a la ciudadanía.

teamwork-458647_640

Los partidos políticos, al igual que las empresas, necesitan dar un giro a su gestión y organización para ser competitivos y llegar de los diferentes grupos de interés emocionando, ilusionando y motivando: conseguir que sus públicos internos (afiliados) se sientan partícipes y actores de las políticas; y, a su vez, los externos (medios de comunicación, votantes potenciales y descontentos) vuelvan a recuperar la credibilidad, la confianza, y, además, cuando voten, lo hagan convencidos e ilusionados.

El “meaning maker político” es el nuevo líder del Siglo XXI; aquel que empodera al ciudadano; aquel que hace sentir al ciudadano-votante que cuando está votando, está cambiando el País.

 

Deje una respuesta