La gestión del tiempo en política: ¿Por qué han elegido Artur Mas y Oriol Junqueras el 27 de septiembre?

Estábamos esperando la noticia. No sabíamos cuándo iban a celebrarse los comicios, pero el adelanto electoral en Cataluña era un secreto a voces. Tras dimes y diretes, reuniones entre Junqueras y Mas; Mas y Junqueras, la fecha elegida ha sido el 27 de septiembre del 2015. ¿Por qué? ¿Qué puede haber detrás de esa decisión?

Día simbólico: se trata precisamente del día en el que el año pasado, en el 2014, el President de la Generalitat firmó el decreto de consulta para el 9 de noviembre; un gesto simbólico lleno de contenido y mensaje: «esta vez, nadie puede negarnos el derecho al voto». A diferencia de un referéndum o consulta, las elecciones no son susceptibles de ser recurridas ante ningún órgano jurisdiccional.

Elecciones Cataluna

Elecciones generales: si el calendario electoral se desarrolla según lo previsto,  el próximo mes de noviembre será el elegido por Mariano Rajoy para llamar a los españoles a las urnas. Sin embargo, nadie puede negar que nos encontramos ya en plena precampaña; el PP, tratando de instalar el mensaje de la “buena dirección” (económica), y el PSOE tratando de ser la alternativa que quiere arrebatarle Podemos. Teniendo en cuenta que a 15 de enero las balas ya están cargadas, no cabe duda de que para el 27 de septiembre el fuego y la guerra estará en plena ebullición. PP contra Podemos; Podemos contra el PP; PSOE tratando de ser “actor” del triángulo. Y la ciudadanía…cansada de tanta lucha dialéctica y juego sucio entre el «¿tripartidismo?»  Puede que estas circunstancias bélicas-electorales beneficien a los partidos soberanistas como Convergència o ERC, cuyo campo de batalla no se librará en Madrid, ni con el PP, ni con el PSOE, ni con Podemos; sino que se basará en seducir al electorado catalán sobre las bondades de su propuesta, programa compartido que van a articular en torno al soberanismo; mientras los partidos estatales venden guerra, estos venderán acuerdo, colaboración y pacto en pro de Cataluña.

11  de septiembre: la Diada es un día puramente emocional, pura efervescencia al servicio del nacionalismo que suele mantenerse y sirve para motivar y renovar energías. Es el trampolín para hacer frente a los retos y a la lucha por la causa. Mas y Junqueras lo han pensado bien. Será el pistoletazo de salida de la campaña electoral, con una demostración de fuerza avalada por los agentes sociales como  la Asamblea Nacional Catalana y Omnium Cultural.

Deje una respuesta