¡Viva la revolución!

La comunicación al servicio de una nueva realidad

Revolucionarios del siglo XXI. El primero, con 77 años. El segundo, con 36. Y todo gracias a la comunicación; una comunicación que ha conseguido cambiar la propia realidad; en el caso del pontífice, su Institución; la Iglesia Católica y la percepción  y valoración de la sociedad respecto a la misma. En el caso del líder de Podemos, ha puesto en entredicho el statu quo de la clase política y el bipartidismo imperante en España.  No nos engañemos; no ha sido la tecnología quien ha modificado la realidad…sino el propio discurso; el propio contenido. Todo un homenaje al poder de la palabra.

 

Del storytelling al storydoing:

Unos dicen que viene la revolución. Otros, revolucionan. Unos comunican; otros comunican con hechos. Es lo que últimamente estoy escuchando en todos los foros de comunicación a los que he asistido. Pasemos de narrar historias…a narrarlas a través de hechos; sólo así conseguiremos recuperar la credibilidad y la confianza en nuestros dirigentes y representantes.

Tanto el Papa Francisco, pidiendo perdón, como Pablo Iglesias, donando parte de su sueldo como eurodiputado, han comunicado con hechos. No han dicho que lo harán en el futuro, o que “se plantearán” hacerlo…El futuro no existe. Como dice Ismael Serrano, “hoy es siempre todavía”. Estamos a tiempo. Políticos, gobernantes, representantes públicos… No utilicen circunloquios, condicionales, futuribles…¡Háganlo!

 

El uso de un lenguaje revolucionario

Y no me refiero al uso de conceptos como “lucha obrera” (en el caso de Pablo Iglesias) o “aborto libre” (en el caso del Papa Francisco); me refiero a que su vocabulario ha cambiado por completo el marco conceptual al que nos habíamos acostumbrado, y que ni siquiera lo cuestionábamos. Es el famoso “frame” que nos hacía ver la realidad tal y como los poderes fácticos lo dibujaban; omitiendo datos, evitando cuestiones espinosas e introduciendo términos interesados con estrategias perfectamente estudiadas.

Pero de repente, llegaron los revolucionarios; revolucionarios que nos cambian el modo de concebir la realidad misma y nos ayudan a reflexionar (estando de acuerdo o no); Pablo Iglesias nos habla de “casta política”, que engloba tanto a la derecha como a la izquierda; políticos acomodados; también nos hace pensar acerca del modelo de sociedad que queremos; ¿Por qué hemos de recuperar la senda del crecimiento? ¿Por qué tiene que ser todo crecimiento? ¿Es bueno el crecimiento? Nos habla de conceptos como consumo responsable, sostenibilidad…y saca los colores al socialismo, que ha adoptado el lenguaje neoliberal del PP, al igual que toda la sociedad, que desea volver a la senda del crecimiento, pensando que es la única alternativa. Sin entrar a juzgar su ideología, estando de acuerdo o no, al menos nos ha hecho replantearnos la realidad.

El Papa Francisco, por su parte, ha sacado a la luz cuestiones que hasta hace bien poco se consideraban tabú para la Iglesia Católica: el papel de la mujer, la homosexualidad…Ha cambiado el marco, ampliándolo y llegando a sectores poblacionales que hasta hace bien poco rehuían de todo lo que tenía que ver con el catolicismo. (No entro a juzgar sobre la idoneidad del contenido). Un nuevo lenguaje. Una nueva realidad. En definitiva…la revolución a través de las palabras.

Deje una respuesta